Blog jurídico

Son muchas las personas que se han visto sancionadas tras la declaración del estado de alarma, por haber infringido la disposición sobre limitación de la libertad de circulación de las personas contenida en el art. 7 del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

Muchas de estas sanciones son recurribles por vulnerar el principio de legalidad y tipicidad.

 

 

El art. 7 del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, prevé una limitación de la libertad de circulación de las personas mientras dure ese estado de alarma, de tal forma que las personas únicamente podrán circular por las vías o espacios de uso público para la realización de las actividades que se enumeran en el mismo.

El Ministerio del Interior considera que el incumplimiento de esas limitaciones de libertad de circulación supone una infracción grave prevista en el art. 36.6 de la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de protección de la seguridad ciudadana, sobre desobediencia o resistencia a la autoridad o a sus agentes, que según una “guía orientativa” publicada por el propio Ministerio, impone multas que pueden ir desde 601 a 10.400 €.

Pues bien, hay que ver cada caso concreto, pero la mayoría de denuncias realizadas por la Agentes de la Autoridad, suponen una infracción del principio de legalidad, pues los incumplimientos del confinamiento impuesto por el Real Decreto 463/2020, en primer lugar no suponen automáticamente una desobediencia a la autoridad que suponga una infracción grave de desobediencia, es decir, una leve o primera negativa al cumplimiento de las órdenes o instrucciones dadas por los agentes no puede constituir una infracción del artículo 36.6, según además tiene reconocido el propio Ministerio del Interior en su Instrucción 13/2018, de 17 de octubre, de la Secretaría de Estado de Seguridad, y la propia Abogacía del Estado informe de fecha 2 de abril de 2020, y en segundo lugar gran parte de los hechos que se pretenden sancionar no se encuentran expresamente incluidos en el precepto legal.

Veamos un ejemplo:

Salgo de casa para pasear al perro, me alejo de mi domicilio unos 350 metros, me para un agente de la Policía Local y me denuncia directamente porque considera que no estoy realizando un “paseo corto” con mi mascota, se instruye el correspondiente expediente sancionador y me proponen la imposición de una sanción grave del art. 36.6 de la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de protección de la seguridad ciudadana, en su grado mínimo, para imponerme una multa de nada menos que 601 €.

La circulación por las vías o espacios de uso público permitida en el apartado 7.1g) R.D. 463/2020 (por causa de fuerza mayor o situación de necesidad) se aplica en los desplazamientos para cuidar animales, pero no hay una norma con rango de ley que regule detalladamente esta conducta, solamente existe una aclaración de la Dirección General de Derechos de los Animales que debe tratarse de “paseos cortos, solo para cubrir necesidades fisiológicas, sin contacto con otros animales ni personas, llevar una botella de agua con detergente para limpiar posteriormente la orina y bolsas para las heces, y priorizar horarios de menor afluencia”, pero ni esta es una norma con rango de ley (principio de legalidad), ni detalla tampoco objetivamente qué es un “paseo corto” (principio de tipicidad), no pudiendo dejarse al arbitrio de la Autoridad qué debe considerarse por tal, pues ese es un criterio totalmente subjetivo, contrario a los principios del derecho administrativo sancionador, al que le son aplicables, con ciertos matices, los principios del derecho penal.

A lo mejor para una persona (el Agente de la Autoridad que sanciona, por ejemplo) un paseo de 350 metros puede ser un paseo largo, pero para otra persona ese puede ser un paseo corto, y también otros factores también pueden ser determinantes, como la raza del animal, pues no es lo mismo pasear un animal pequeño que pasear a uno grande.

En este despacho podemos ayudarte a recurrir este tipo de sanciones. Contáctanos.

Contáctanos

Nuestro despacho de abogados en Alcalá de Henares ofrece servicios jurídicos para tus asuntos legales. Llámanos, te ayudaremos:

91 882 17 71 - 610 74 39 39

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Somos expertos en:

 

Arrendamientos

Viviendas y locales en alquiler: contratos, fianzas, rentas...

 

Divorcios

Separaciones matrimoniales, divorcios y nulidades.

 

Expropiaciones

Asesoramiento para obtener la mejor valoración y el mayor justiprecio.

 
 

Delitos tráfico

Representación legal en alcoholemias, accidentes de tráfico, puntos....

 

Responsabilidad civil

Responsabilidad contractual y extracontractual

 

Recursos

En materia de IRPF, IBI, ICIO, ITP, en comprobación de valores...